Met El Idrissi en la oficina de Foxnice

Algo nuevo está por venir…

Este 2016 ha sido un año especial, uno de esos con mil histórias por contar. Para empezar con el proyecto de Foxnice nos trasladamos a las nuevas oficinas con todo  lo que eso conlleva y hemos estado en ese estado de transición en todos lo sentidos. Ese estado en el que parece que pierdes el tiempo y que trabajas mucho pero parece que no avanzas, ese en el que por otro lado ves como tu pequeño proyecto pasa de ser algo conceptual a convertirse en una empresa como tal, algo real; papeleos por aquí, contratos por allá y otros quebraderos de cabeza con los que tienes que batallar. Al final se trata de pasión, trabajo, positivismo y algo de fe.

Una de mis pasiones es y sigue siendo la de emprender proyectos con una base tecnológica para hacerlos crecer y por eso durante todo este año también he estado trabajando en otros proyectos que estamos tratando de lanzar. Definitivamente este año ha sido un año intenso con un sinfín de horas, dedicación, esfuerzo y muchísima paciencia.

Bueno, todo el año menos unos largos 3 meses, unos increïbles meses en los que tube la suerte y el privilegio de poder viajar por el Sureste Asiàtico, Tailándia, Malásia y Indonésia sin contar la visita fugaz a Jordánia donde pude visitar a unos amigos que conocí hace un año en el 2015 (durante 4 meses estube estudiando àrabe y a la vez trabajando para una empresa en Irbid, la ciudad donde vivia en Jordánia) y es donde los conocí a esos amigos, vecinos y se convertirieon en parte de mi familia, Abdel Rahman, Mohammad Abu Musa y Rami entre muchos otros.

¡Quien pudiera volver ahí…!

¿Para qué me sirvieron esos tres meses?

  • Satisfacción personal. Me encanta viajar y siempre que puedo lo hago.
  • Para poder dedicarme plenamente a mis proyectos durante el 2017. Desde hace mucho tiempo que  tenia la espinilla de viajar por esa zona y como se acercaba el 2017 y para esa fecha tendría que centrarme en la empresa (y en mi otro proyecto) decidí que era el momento porque claramente tendríamos una alta carga de trabajo y más responsabilidad que la que tenia durante el 2016. Así que para el 2017 tenia que estar al frente de la empresa y al frente de otros proyectos que están en fase de gestación.
  • Viajar me resetea. Me renueva espiritualmente. Como cuando estás empapado de sudor de un largo recorrido bajo el Sol y luego te duchas y sientes un…¡Wow! ¡Qué bien!.

Vale, pero…¿Que va a suceder este 2017?

Este 2017 promete. Y lo hace porqué a lo largo de este año habré terminado uno o varios proyectos en los que he estado trabajando durante todo este tiempo y eso es para mi es una gran noticia. Lo es porque podré empezar esa fase que es para mi la más enriquecedora la de explotar el producto que desarrollaste durante tanto tiempo y testearlo con los usuarios del mundo real. ¡Veamos que sucede!

Por otro lado me gusta cuidar de mis proyectos y por lo  general intento no emprender al mismo tiempo más de 2 proyectos, esto significa que no voy a empezar ningún proyecto hasta que el anterior se haya completado de modo que si estos proyectos son publicados podré (en función de como sigan) emprender nuevos proyectos.

 

 

 

 

 

Y tu...qué opinas?